Saltar al contenido

poesía

Ex-
¡Cuidado!: es inflamable si falla príncipe azul. Antes vea todas las películas de Disney. Peligro: de no ser así; ella volverá a dormir y no le contestará sus whats. Se abstiene a dar respuestas, no hay servicio al cliente.

NOTA DE PÁGINA:
DEJE DE COMPORTARSE COMO CABALLERO DOLIDO. YA NO ES TIEMPO DE SUS FANTASÍAS QUIJOTESCAS.


Mi vida se siente como esta lluvia
que roza los cables los semáforos
como las botellas de cerveza
de refrescos
acostadas en la suave maleza
de mi patio

con su olor a carne asada de ayer
sudor y moscas que aterrizan
y despegan

sobre las sobras
de una vida
que se siente como ropa rancia y acuosa
adherida a la piel
ropa agujereada

donde no quepo o me estranguló
entre sus hilos deshilachados
y los hilos de baba que han
dejado mis ayeres
sobre las ventanas

el espacio huele a tabaco
el humo no se ha ido
las ventanas se carcomen de neblina
los pisos atrapan mis pasos
las escaleras se espantan de mi existencia
huele a tuberías estancadas

la lluvia como tiras de
papel arrojadas
me escupen
un yo pixelado


Me encantaría
             un día
encontrarme un anuncio
que dijera     

TORTAS MALÍSIMAS
NO PODRÁ COMERSE NI UNA

que defendieran su eslogan
como diputados

             a golpes

SÍ, SON MALAS Y
QUÉ?

que se esmeraran
como si lucharan por un Guinness

                                             LAS PEORES TORTAS DEL MUNDO


Somos una comunidad de solitarios
reunidos en la chimenea
para ignorar los copos
caer dentro

somos un ruido techno
de frases absurdas
para evitar la somnolencia

somos Taurina
imanes del gozo
con temor de que se extingan las luciérnagas

somos
un museo de átomos
pero nos creemos planetas

y nos decimos todas estas cosas
y más


Águilas doradas se alzan en mi garganta
Cierro la puerta
cangrejos pellizcan mis talones
ella, está, ahí parada
contrapeso en mis pantorrillas
le ofrezco un té; se niega
venas que se mueven en helicoides
evita mi mirada
retazos de crónicas hojean mis ojos
la primera  voz que me sale es: te amo
Crepita la historia en sepia
—No es eso, es otra cosa
mis hombros quieren salir corriendo
Se levanta, mira por la ventana, su imagen  la de Morning Sun
Fotografía del ayer, ella lo sabe
los círculos se expanden, desaparecerán alguna vez?
en el vaivén lo intentamos
es ella ahora, con un candado
y yo que ahora tartamudeo una fuga de gas
que sin el olor a ajo
tal vez jamás sea descubierta.


Cuando el pasatiempo favorito
se torno parkear
en el tráfico
sin que el pretexto fuera
ver el atardecer

sino respirar dióxido de carbono
y sentir el cansancio del metal

el chirrido de los claxons
como una piel

En ese momento nos volvimos
otra cosa…
era grato sabernos así


Latía en él
de manera aceitosa
púrpura y verduzca

una gangrena que comenzaba a
apoderarse de su cuerpo

por su garganta subió el tufo
de algo que sabía a gasolina y licor
a vomito regurgitado

y sintió deleite
un orgasmo oscuro
y precioso que jamás había sentido

comenzó a arrancarse la piel
de ella salían larvas y pedazos de
cuarzo morado

una gigantesca serpiente emplumada
de pétalos floridos y brillosos se desenvolvió
conforme él iba descarapelando su cuerpo

hasta que de él
solo quedaron unas pequeñas letras
aceitosas púrpuras verduzcas


Esporas descienden del cielo
            negras esporas
La gente sale de sus casas
sonrisa de extremo a extremo
como si fuera la navidad deseada

            pero es otra cosa
lo que esperan

            al sacar las lenguas

en el hígado algo
            con tentáculos se retuerce